Grasas muy recomendables


El consumo de aceite crudo de oliva virgen, aporta además otro ácido graso monoinsaturado (el oleico) que refuerza su beneficio cardiovascular cuando se consume junto a las grasas (Omega 3 de cadena larga ) contenidas en los pescados grasos. Otras grasas que pueden aportarnos también este efecto cardioprotector son las que están presentes en los frutos secos (como nueces y avellanas).