Si queremos bajar de peso nada mejor que aportar grasa de pescado a nuestra dieta y hacer ejercicio.


El aceite de pescado y el ejercicio mejoran nuestra circulación, restaurando la capacidad de las células para quemar grasa más eficazmente. Esta habilidad de quemar grasa está muy mermada en personas obesas, pero si mejoramos la circulación se estimulan los enzimas claves que transportan la grasa que necesita ser quemada.

 

Además el aceite de pescado baja el deseo de comer continuamente. Es importante también reducir los carbohidratos de fácil asimilación (como azúcares, bollería, pan, y helados), porqué a mayor cantidad de estos más insulina, la cual convierte los carbohidratos en grasa.

 

Si queremos perder peso conviene además hacer ejercicio, porque equilibra las hormonas, especialmente la insulina.

 

Coma alimentos ricos en fibra (como verduras, frutas y hortalizas) para evitar el estreñimiento, eliminar toxinas y aumentar la sensación de saciedad